Tribu india como opción de status para la Isla de Puerto Rico

Posted on by reportedehoy

Fuente EL Nuevo Dia

TRIBUNA INVITADA
por Hiram Lozada
jueves, 21 de enero de 2019

puerto-rico-map-1886
Tribu india como opción de status para la Isla

En su descarnado alegato en el caso Pueblo v. Sánchez Valle, la Administración del presidente Obama propone una alternativa de status para Puerto Rico. Primero, aniquila para siempre la ilusión de la soberanía del Estado Libre Asociado. Luego, veladamente, sugiere la propuesta. Si Puerto Rico pretende alguna soberanía dentro del diseño constitucional federal tiene sólo una opción: ser reconocido como tribu india.

En su amistoso testimonio al Tribunal Supremo, el procurador general, Donald Verrilli, afirma que la Constitución sólo permite tres modos de soberanía: los estados, el gobierno federal y las tribus indias. Dado que Puerto Rico es una nación distinta a la nación estadounidense – por su idioma, cultura e historia -, el único camino dentro del marco constitucional, con ciudadanía estadounidense y alguna soberanía, es declararnos tribu india.

Digo, si no se concede la independencia o se mantiene para siempre la colonia, el único status disponible es el de tribu indígena. A la luz de la historia y las semejanzas, la idea no parece tan descabellada.

Ambas naciones – la boricua y la india – fueron derrotadas en guerras y ocupadas militarmente. El general Nelson Miles, quien en 1867 en Arizona combatió a Gerónimo y a los apaches, fue el comandante del ejército que invadió a Puerto Rico en 1898. Su experiencia en las guerras indias entre 1866 y 1890 fue considerada para su encargo de lidiar con los aborígenes de Puerto Rico. Hay que recordar que somos descendientes de tribus aruacas, caribes, taínas, mandingas, bantús, mozambiqueñas, iberas, celtas y árabes, entre otras.

Pero hay que además recordar que el status de tribu india tuvo un alto precio. Se calcula que cuando llegaron los europeos a América de Norte en el siglo 16, había entre 6 y 8 millones de indígenas. En 1900 la población india en Estados Unidos no pasaba de 250,000. Es que su exterminio comenzó temprano. Entre 1620 y 1640, en Virginia y Plymouth, los piadosos puritanos masacraron a los indios pequots y después dieron gracias a Dios. Cuando terminan las guerras indias en 1890, lo que quedó de los pueblos seminolas, sioux, cheyennes, arapahos y chiricahuas, entre otros, fueron almacenados en reservaciones. La violencia ligada a la colonización de América del Norte produjo una catástrofe demográfica en la población india.

Ambas naciones, la nuestra y la india – así mal llamada por los equívocos de Cristóbal Colón – comparten escenarios y políticas de desprecio, asimilación y represión. A las reservaciones indias, en cambio, se les concedió cierta autonomía. Se les garantiza, mediante pactos, gobierno propio, mercado común, el control casi absoluto de su territorio, soberanía limitada y la tutela del gobierno federal.

He aquí la nueva propuesta de status. Los autonomistas, soberanistas y asimilistas del patio deberían considerarla u optar por la independencia. No hay otros caminos.

Leave A Response